Vive una Navidad perfecta con 5 vinos de Toledo

Se acerca una de las fechas más importantes y emotivas para muchos: la Navidad. Días de reencuentros, sorpresas, alegría y villancicos. Entre celebración y celebración, no puede faltar la deliciosa comida y, por supuesto, el buen vino en la mesa.

Para todos aquellos que os a tocado ejercer de anfitriones en alguno de estos días, queremos ayudaros a hacer un banquete épico e inolvidable. Y  es que es imprescindible acompañar vuestros platos con el vino ideal.

¡No os perdáis nuestras 5 propuestas de vinos de La Mancha toledana con sus platos perfectos para disfrutar de una Navidad redonda!

1. Blancos y marisco, la unión perfecta

El marisco es uno de los platos estrella en las celebraciones navideñas de muchos hogares. Es por ello, que optar por la tradición es también una apuesta sobre seguro. ¿Y cuál es  su acompañante ideal? Por supuesto, los vinos blancos. Acertarás seguro, si escoges los de La Mancha toledana, cuyo sello de la Denominación de Origen La Mancha, te aportarán la garantía de calidad que necesitas.

Sin embargo, a cada tipo de plato, aunque esté elaborado con marisco, le va un tipo de blanco diferente. Por ejemplo, si tu marisco tiene algún tipo de salsa o su sabor es más bien graso (langosta, cangrejo y derivados), lo mejor es optar por la variedad Chardonnay.

Si por el contrario, cocinarás el marisco de forma más sencilla y con sabores más suaves, un Sauvignon Blanc serás tu opción ideal. Por último, una alternativa infalible es acompañar tus mariscos con un Airén, gracias a su acidez equilibrada y sus sabores frescos y afrutados.

2. Para la pasta, escoge rosados

Si la elección de estas navidades tiene como protagonista a la pasta, sin duda, su co-protagonista tiene que venir de la mano de un vino rosado de La Mancha alta toledana. Y es que, aunque este tipo de platos pueden maridarse con casi cualquier tipo de vino, los sabores que te ofrecerán los rosados serán únicos.

Aprovechando que ya están aquí los primeros vinos jóvenes de esta añada, qué mejor que estrenarlos en estas navidades con tu pasta favorita. Además, puedes elegir según cómo la vas a cocinar. Si, por ejemplo, va acompañada de alguna salsa picante o marinera, escoge un rosado seco. En cambio, si la acompañas con alimentos más dulces, opta por un rosado más frutal.

3. Para los que quieren carne en Navidad, escoge tintos

Ya sea en forma de embutidos (como el jamón), o cocinada (como el cordero), la carne se ha colado de manera esencial en muchas de nuestras comidas navideñas. Es por ello, que necesitas maridarla con un buen vino tinto; para no fallar, escoge un vino con Denominación de Origen La Mancha. Los que se elaboran bajo esta denominación en tierras toledanas están buenísimos.

Dependiendo del tipo de carne que escojas, las variedades ideales también serán diferentes. Para los que queréis ternera y derivados en la mesa, un vino de cuerpo medio será la mejor elección; por ejemplo, uno de la variedad Merlot. Para las carnes blancas, un tinto joven maridará a la perfección; escoge entre las variedades Syrah, Malbec o Tempranillo y acertarás.

Por otro lado, si tienes pensado preparar carne al horno, lo mejor es que te decantes por un vino con mucho cuerpo; es decir, un vino con paso por barrica, ya sea un Crianza, un Reserva o, incluso, un Gran Reserva.

4. Arroces y pescados: acompáñalos con las burbujas de un Espumoso

Los arroces y los pescados son también imprescindibles en muchas mesas para celebrar la Navidad. ¿Y con qué los maridamos? Sin duda, te sugerimos un Espumoso de La Mancha. Si te preguntas por qué escogerlo de estas tierras y no de otras, te explicamos el porqué. Y es que, en los últimos años, las bodegas manchegas han dominado sobremanera el método Champenoise, que han conseguido  espumosos insuperables.

Además, tienes un gran abanico de posibilidades para dar el toque de distinción perfecto en tu mesa. Si, por ejemplo, tienes pensado cocinar pescado azul, lo mejor es que te decantes por un Brut Nature, ya sea seco o semiseco; te ayudará a compensar la sensación grasa de los pescados azules.

5. Broche final con vino Moscatel

No hay comilona navideña que se precie, sin acabar con innumerables dulces a los que nadie se puede resistir. Pasteles, bombones, tartas, polvorones y un sinfín de deliciosos dulces deben acompañarse con bebidas dulces. Sin duda, un Moscatel ya equivale a un postre en sí mismo, pero, si lo acompañamos con dulces, será toda una ambrosía.

Dejar un comentario